Educación Infantil

La educación infantil constituye la etapa educativa con identidad propia que atiende a niñas y niños desde el nacimiento hasta los seis años de edad.

 

Tiene carácter voluntario y su finalidad es la de contribuir al desarrollo de todas las capacidades tanto personales, tanto físicas como psíquicas (afectivas, sociales e intelectuales de los niños).

 

 

La Educación Infantil ha de propiciar en los niños experiencias que estimulen su desarrollo personal completo. Será el punto de partida de un proceso que continuará en otros tramos educativos.

 

Puede y debe contribuir a compensar todo tipo de desigualdades, entre otras algunas carencias que tienen su origen en las diferencias del entorno social, cultural y económico.

 

Comprende seis cursos académicos, desde los 0 a los 6 años de edad y se organiza en dos ciclos de tres años cada uno. En nuestro centro se imparte el segundo ciclo, de los 3 a los 6 años.

 

En ambos ciclos de la educación infantil se atiende progresivamente al desarrollo afectivo, al movimiento y los hábitos de control corporal, a las manifestaciones de la comunicación y del lenguaje, a las pautas elementales de convivencia y relación social, así como al descubrimiento de las características físicas y sociales del medio en el que viven. Además se facilita que niñas y niños elaboren una imagen de sí mismos positiva y equilibrada y adquieran autonomía personal.

 

Se fomenta una primera aproximación a la lectura y a la escritura, así como a la lengua extranjera, a experiencias de iniciación temprana en habilidades numéricas básicas, en las tecnologías de la información y la comunicación y en la expresión visual y musical.

 

El método de trabajo se basa en las experiencias, las actividades y el juego y se aplican en un ambiente de afecto y confianza, para potenciar su autoestima e integración social.

 

Objetivos

 

La educación infantil contribuirá a desarrollar en las niñas y niños las capacidades que les permitan:

 

a) Conocer su propio cuerpo y el de los otros, sus posibilidades de acción y aprender a respetar las diferencias.

 

b) Observar y explorar su entorno familiar, natural y social.

 

c) Adquirir progresivamente autonomía en sus actividades habituales.

 

d) Desarrollar sus capacidades afectivas.

 

e) Relacionarse con los demás y adquirir progresivamente pautas elementales de convivencia y relación social, así como ejercitarse en la resolución pacífica de conflictos.

 

f) Desarrollar habilidades comunicativas en diferentes lenguajes y formas de expresión.

 

g) Iniciarse en las habilidades lógico-matemáticas, en la lecto-escritura y en el movimiento, el gesto y el ritmo.

 

Los contenidos educativos de la educación infantil se organizan en áreas correspondientes a ámbitos propios de la experiencia y del desarrollo infantil y se abordan por medio de actividades globalizadas que tengan interés y significado para los niños.

 

Identidad y Autonomía Personal

Medio Físico y Social

Comunicación y Representación

El cuerpo y la propia imagen

Los primeros grupos sociales

Lenguaje Oral

Juego y Movimiento

La vida en sociedad

Aproximación al lenguaje escrito

La Actividad y la vida cotidiana

Los objetos

Expresión Plástica

El cuidado de uno mismo

Animales y plantas

Expresión Musical

 

 

Expresión Corporal

 

 

Relaciones, Medida y Representación en el espacio

    Aproximación a la lengua extranjera


Dado el carácter integrador con que deben impartirse, no se contempla una distribución horaria rígida para cada área, sino que a lo largo del día se trabajan diferentes aspectos de las tres áreas pero, eso sí, evitando una segmentación horaria arbitraria.